glosarios, creativos, desarrollos, desarrolladores
XL internet - Soluciones Digitales [Enlaza a página principal]

Noticias
Artículos







Artículos

Cinco años desarrollando para Internet

Artículo publicado en La verdad.
Fecha: 05/06/03

En 1998, cuando decidimos profesionalizarnos y empezar a contar de qué iba esto de “la red de redes” a algunos empresarios y gestores curiosos, tuvimos la oportunidad de vivir situaciones que hoy apenas se producen. Empezamos nuestra labor comercial contactando con antiguos clientes de otros trabajos de comunicación tradicionales y atendiendo a gente que llamaba a nuestra puerta, quizá atraídos por el nombre de nuestra empresa, que lleva la palabra ayer mágica: “Internet”. Se repetía una y otra vez la misma situación: la primera entrevista era más parecida a una clase de iniciación o sesión de entrenamiento que a un encargo de trabajo. Cómo funcionaba la red; qué equipos debían ser comprados para poder usarla; si valía la pena poner RDSI (línea digital que en ese momento era la única alternativa posible a la telefonía convencional); si el módem debía ser externo o interno; el router , propio o de alquiler; si el proveedor de conectividad debía ser nacional o de la tierra…

La Verdad - Cinco años desarrolllando para InternetCuando hacíamos demostraciones de correo y navegación por la web y enseñábamos los recursos que ésta proporcionaba, era generalizado el asombro por la existencia de productos como los buscadores de direcciones (entonces Yahoo! era el rey, seguido de Altavista, ambos en inglés todavía): “Pero esto… no lo entiendo, ¿quién lo hace?” ¿Cómo es que sale ahí mi apellido si yo no lo he puesto? “¿Y dices que son gratuitos?” Asombro seguido de picazón por ser pionero en tener página web o ponerse al nivel de la competencia si es que ésta ya tenía algo. Cuando el cliente ya estaba situado, la otra palabra importante era “velocidad”. Nadie quería esperar por la información pedida, aunque ésta fuese ver por webcam un rincón perdido de Alaska o conseguir un karaoke con los temas completos de The Beatles. Todos querían que hiciéramos páginas de carga rápida. Velocidad.

En los primeros años dimos también cursos de iniciación para grupos, casi siempre a profesionales adultos muy convencidos de que esta solución de comunicación iba a resolverles problemas en un futuro que, eso sí, la mayoría veía a largo plazo. Nuestros primeros alumnos fueron los agentes de desarrollo del noroeste murciano, un colectivo lleno de entusiasmo por su trabajo, pero con muy pocos ordenadores (y menos aún, los conectados) en sus respectivas oficinas. Luego pasaron por nuestras aulas gestores de las administraciones públicas, secretarias, periodistas, arquitectos,… profesionales ocupados. Eran sesiones de intensivo trabajo y mucha pasión, la propia de todo acto iniciático digno de tal nombre. Los que se creían torpes con los ordenadores se reconciliaban con ellos al sacarles partido en poco tiempo; los formados en la Informática de vieja escuela, críticos con la inmediatez del entorno web, se volvían firmes defensores de sus valores en comunicación y la usabilidad de sus recursos… Los más reticentes de partida acabaron fanáticos perdidos…

Fuese el que fuese el perfil profesional de nuestros alumnos, al llegar al capítulo del chat, todos se transformaban como por arte de magia: las mismas personas que acababan de hacer prácticas de correo electrónico, tan formalitas, sacaban el niño (por no decir el gamberro) que tenían dentro para distribuir bromas y chistes en tiempo real por toda el aula. Tres minutos era el tiempo medio que se necesitaba para liarla; si se tardaba menos, ya sabíamos que de ese grupo saldrían internautas de nivel. Como así ha sido: gran parte de aquellos primeros alumnos y alumnas aglutinados por la asociación Integral, Sociedad para el Desarrollo Rural, no sólo contratan con conocimiento de causa todo tipo de productos digitales de comunicación y asesoran con soltura a los no iniciados de su municipio sobre las nuevas tecnologías de la Sociedad de la Información; algunos son también los webmaster responsables de mantener las sedes de sus ayuntamientos y otros lideran complejos proyectos europeos donde Internet es un medio de comunicación y de promoción insustituible. El futuro estaba mucho más cerca de lo que creían.

Hoy en día, los novatos suelen dar sus primeros pasos en Internet en el colegio o, si se es mayor, desde casa, con la ayuda de un amigo o de un hijo, pues siempre hay alguien cerca que sabe, al menos, los rudimentos… El buscador de moda es Google, tan fácil de usar y tan completo que debería llamarse encontrador, pues a veces encuentra hasta lo que ya no existe más que en los archivos temporales de sus servidores y nos pega buenos sustos llevando al usuario a donde no debe… Las soluciones de conectividad, aunque caras en nuestro país y desiguales – el mundo rural aún no tiene lo que necesita- son lo bastante rápidas como para que los conceptos visuales y los grafismos se hayan sofisticado hasta límites impuestos sólo por la imaginación de los desarrolladores o la cartera de los clientes.

Los clientes vienen a vernos ahora con las ideas bastante más claras y con ambiciones muchísimo mayores. El reto no está en “estar con dignidad”, ahora nos piden éxito. Para ganarse la vida documentando y vendiendo libros usados por Internet; para responder preguntas y hacer trámites de nulidad o divorcio a los matrimonios en crisis, sean del rincón de España que sean, generando automáticamente informes “a la carta”; para promocionar y vender vinos de calidad en cualquier lugar del mundo; para atraer turistas europeos a las costas cartageneras facilitándoles completa información y reservas on-line en su idioma… Las palabras repetidas ahora son otras: “visitas”, “pedidos”, “nuevas propuestas”…

Por eso nosotros también hemos tenido que crecer. Nos hemos especializado en labores de consultoría, diseño y desarrollo informático para entornos web complejos y otros proyectos multimedia de cierta envergadura, así como la promoción posterior de los productos creados, dejando en manos de otros profesionales aquellos roles de iniciadores de nuestros comienzos. Y hemos reemplazado los gratificantes sentimientos que nos proporcionaba ayudar a los que empiezan por otros, más complejos, de acompañar a los que apuestan fuerte por Internet y nos piden soluciones originales, que contemplen todas las eventualidades, que no fallen nunca, que, que, que… Por eso nos da tanto gusto que nuestros clientes ganen premios, porque cuando los recogen, se les ponen aquellas caras de su primer chat.

Teresa Jular | tjular@xli.net
Coordinadora de proyectos de XL internet
Copyright XL internet
Permitida la reproducción citando al autor e incluyendo un enlace al artículo original.

Subir